lunes, 2 de febrero de 2015

Terres del vi i cava

Un buen número de socios de SportBikeBcn, tiene pensado representar al club en la 24a Marxa Cicloturistica de Terres de vi i Cava.  
Y no es solo eso, van a intentar hacer la marcha juntos, que se vea con claridad los colores del club, sera un gran día donde todos nos encontremos en la salida Villafranca para echar una mañana de bicicleta juntos. 

Aquí dejo el enlace para los mas dormilones, no perdáis la oportunidad de pasar un día entre amigos.

lunes, 13 de mayo de 2013

Remences 2013

 Como cada año, intento estar en esta marcha que la veo como impresionante en todos sus ambitos, desde su organizacion hasta en sus dos altenativas que tienes para hacer 95 y 175. 
En un principio salgo con ganas de hacer la larga, pero me veo muy cansado, según las sensaciones que vaya cogiendo por el camino así haré.
Este año voy acompañado de Manolo, y luego nos encotraremos con Francisco que ha echo noche en la furgo de su colega.


Manolin el impecable, como siempre adicto al telefono.


No lo veia haciendo la larga, este mes tenia el turno de noche y tenia insonio, vamos estoy muerto de SUEÑO.


Como siempre el ambiente es impresionante, el tiempo se veia nublado, pero no daban lluvia.


El duo, no hacemos entre los dos ni medio ciclista, jejeje...


Aquí está el pilindrin, se las veia feliz, jajaja, luego empezó a pedir la hora!!


Francisco si que empieza a tener pinta de ciclista, como esta el tio..

Entre los puertos de Capcosta y Cannes el pilindrin se puso delante de una grupeta, y yo me dije "paqué", y como ya habiamos decidido que hariamos la corta, me lie a tirar a saco, queme todo lo que llevaba, hasta que Fracisco me hizo un relevo que me hizo apretar el culo hasta la entrada de Ripoll que paramos para evitar caernos.


Bueno Francisco me sacó varias ocasiones de punto y eso que él iba controlándose el pulso, imagino que se iría preguntando...
Donde voy con estos dos globerillos !!!

En fin, al final hice la corta, este mes estoy muy cansado, no soy capaz de descansar en condiciones, estoy apuntado a Traks del Diable, no se en que condiciones llegaré.

viernes, 1 de junio de 2012

Brevet Barcelona Perpinyan 2012



El viernes a la tarde, junto con mi hija Patricia me acerqué a la federación par pasar la ITV de la bicicleta.
Como siempre, Patri con una sonrisa.

No ubo problemas con la revision.

C1: Barcelona – Lloret de Mar


Pasadas las 6 de la mañana, sello la tarjeta, me coloco el Ipod y junto con Josep me cuelo en el primer grupo que sale dirección a Lloret de Mar. 
A un ritmo tranquilo y entre tertulia y tertulia,  afrontamos el Coll de la Font de Cera.
Después de coronar el puerto, se coje la N.II a un ritmo bastante alto, iba en el primer paquete, a una media de 30 km/h. No hace falta comentar como  llevaba el pulso, pero la sensaciones eran de momento buenas.
A la llegada del C1, nos informán que al llegar demasiado temprano y tenemos que esperar unos 30 minutos a que se habra el control a las 9:15.
Ya decía yo, ¡pa que correr tanto!, la media en esta primera parte fue de 34 km. /h, seremos borricos.
Al fianl el control recibió ordenes de abrir un poco antes, sellando la hoja de ruta a las 9:05 h.

El día va a ser largo, hay que ponerse cremita para no quemarse.

 Iker, mi compañero de viaje en la brevet de Tarrega, va acompañado de la family.

C2: Lloret de Mar – Tarroella de Mongrí

Esta parte del recorrido me sorprende un poco. Después de una primera parte llana y rápida, pensaba que esta segunda era del mismo estilo hasta el siguiente control, que iluso. 
La zona me recuerda a las costas de garraf, pero mas tranquilo en lo que se refiere al tráfico. Vas bordeando la costa, la cual esta dividida por unas calitas preciosas, te hacía pensar, si seguir con este juego, o bajar y darte un bañito de aupa, jejeje.
Cuando llegamos a Palamos encontramos la primera incidencia de la ruta, un componente de la organización, nos informa que la carretera que tenemos en llevar está cortada, y que tenemos que ir dirección a Parafugell por la carretera más pegada a la costa. 
Bueno todo el grupo lo tenía claro hasta que llegamos a un callejón sin salida, cogemos la autovía o cogemos la autovía, que tenía una señal a su entrada que prohibia el acceso ciclistas. En fin,  como éramos un grupo bastante numeroso; cerramos los ojos (para no ver la señal), nos colocaros en fila de a uno, apretamos el culo y al ataquer, hasta una salida que ponía Palafugell norte, donde empezamos a ver señales al pueblo de Torroella de Mongrí, próximo control.

A Torroella, llegamos a las 11:45, llevabamos una media de 28,4,  la media va bajando. 
En Torroella nos dan de comer macarrones y pastas variada, yo desacertadamente no comí, era demasiado temprano, calculé que en dos horas estaría en el próximo control, y pensé ya comeré allí.

 Como siempre, la bici bien vigilada, buena afición.

C3: Torruella de Montgrí -  Peralada


Reiniciada la marcha junto con Josep, seguimos por caminos rurales asfaltados, el firme se podría considerar casi perfecto si no fuera por algunos trozos que estaban con bastantes tierra o eran de cemento.
Bajamos un poco el ritmo ya que mi compañero de viaje, no va del todo fino y no se encuentra cómodo, además el lorenzo enpieza apretar de lo lindo.
A unos diez kilómetros del control nos dá alcance un grupo invitándonos uno de sus integrantes a que nos engancharamos al tren, que lo que quedaba era todo llano. Este chico nos comenta que vive en la zona, que  hasta el próximo control no tedriamos muchos problemas, pero después la carretera se volvía jugetona con varios toboganes, hasta Francia y luego picaba hacia arriba.
 Al ser el ritmo más vivo del que llevábamos nosotros, llegamos  al control sin darnos cuenta.
En el control estaba sobre las 14:00 horas, fue aquí donde eché de menos los macarrones que habia dejado en control anterior y mira que llevaba pensando en ellos práticament desde que salí.
En este control lo único que encontré para comer fue una ensalada verde. Se lo espliqué a mis piernas, cosa que comprendieron de momento, ellas querían  algo mas consistente, así que tiré de la reserva de barritas que junto con los platanos, conseguí engañar de momento al estomago.

 Como siempre, muy atentos la gente de la organizacion.
Con esta gasolina no llegamos muy lejos, jejeje.


C4: Peralada - Amélie-les-Bains 
 
Después de visitar al Mr. Roca, retomo la ruta a las 14:30 hs. dirección a tierras francesas.
La ruta, como nos la habian comentado continua por la carretera que llevábamos, pero esta vez el perfil cambiaba un poco, empezamos con toboganes acabando este inicio de tramo en una subida  que nos dejaba coronando el  Coll de Banyuls, para luego hacer una bajada que nos adentraba en Francia y en que los frenos hechaban fuego.
Enseguida llegamos al pueblo de Port-Vendres,  bonito pueblo costero, aquí hice una parada técnica, para llenar los botillenes en una fuente del pueblo que se encunetra en una plaza.
Aquí coincido con una familia de Barcelona, les cuento un poco la aventura que estaba haciendo, menudas caras pusieron, jajaja, me desearon mucha suerte, continuando mi camino. 
 A partir de aquí se me hizo muy pesada la carretera, esta parte no sabia para donde iba, únicamente tenía como referencia el cuentakilómetros que me indicaba los km que me quedaban para el siguiente control, al que llegue a las 17:30.
 Si no he comentado nada de mis sensaciones es por que voy de lujo, voy fino podría estar pedaleando sin parar, el único problema que tenía era una rozadura en mi juguecito, que al final acabaría bastante feo.
Esta gente son unos fenomen@s, 

nos trataron como a reyes, después de preguntarme si queria comer, insistieron que me sentara que ya me servian ellos, vamos como si estubieras en un restaurante****. Las bicis las observaban haciendo sus comentarios sobre ellas, la verdad es que me sorprendieron muchisimo. 
Gracias por todo vuestro esfuerzo.
 C4: Amélie-les-Bains - Ripoll


Pasadas las 6 de la tarde vuelvo a ponerme en marcha con la vista puesta en lo que tenía por delante, el punto mas alto de la ruta, Coll d´Ares.
Cuando llevamos 5 km, mi compañero de viaje imita al del anuncio de los donuts pero, “ostras el sensor del pulso del gps”, ¡no ha dicho na!, paramos a ver si con una llamada lo solucionaba pero al final opta por volver a recogerlo, le comento que sigo tirando, iré despacito para que me cogiera que no fue así hasta el próximo control.
Me acoplo con Ferrán y Adrià que me acababan de alcanzar, no hablaban demasiado y yo no paraba de charlar, así que me adelanté un poco para no molestarlos, metiedome en mis pensamientos, es lo que tenemos lo ciclistas, pensamos demasiado.
 La subida de coll d´Ares no es muy dura pero la subida es constante, como iba esperando a Josep, me coloque el 27 y subí lo mas comodo posible. 
Empezaba atardecer, cuando coroné el Col d´Ares.
Miro el reloj, son las 9, en una horita y algo mas estoy descansando. Mientras estoy en plena faena de encender la luces y de abrigarme un poco, llega José (el que se quedaba a dormir en Francia), junto con un grupeta de 4 componentes de Manlleu.
Inicio la bajada junto con Ferrán y Adrià, buf…, me doy cuenta en seguida que iba poco abrigado, con lo que habia sudado en la subida. Era el peor de mis momentos, esta bajada casi me hace por llorar de lo mal que lo estaba pasando, el frio que estaba pasando era criminal. En una de las curvas despues de frenar, tuve que concentrarme para volver abrir las manos y soltar los frenos, las manos se me habían agarrotado del frio.
Los kilómetros no pasaban, que larga se me estaba haciendo la puta bajada. Pasados unos 20 km nos pilla José con los chicos de Manlleu nos acoplamos a rebufo hasta Ripoll.
No me gusta hacerlo, pero no hice ningún relevo, me era imposible. En mi mente solo cabía la derrota, quería abandonar y tumbarme en el sofá de casa calentito.
Llegamos a  Ripoll sobre las 22:15, seguía temblando de frio, que únicamnete conseguí quitarmelo con una ducha de agua caliente.  Ducharme y ponerme ropa limpia fue mano de santo para la lucha infernal que tenía contra el frio.
Recolocadas mis cosas en la mochila de Josep que habia mandado a este control, me puse a cenar con José (el compañero que se iba a quedar a dormir en Francia)..
Las cosas se ven de otra manera cuando uno está calentito, con ropa limpia, chaqueta de invierno y rematándolo con un estomago satisfechamente lleno.

 ¡¡Había recuperado las fuerzas que tenía antes de bajar el puñetero puerto y quedarme helado!!


Mientras le daba tiempo a Josep que habia llegado hacia un rato para que se duchara y cenara, me senté a tomar un café con  Iker, estuvimos charlando de cómo nos iba, coincidiendo que la peor parte había sido entre el control 5 y 6, pero ya esta pasado y lo que teníamos por delante no tenía que danos muchos mas problemas.


C6: Ripoll - Sant Esteve d´en Bas


A las 12 de la noche salimos dirección hacia el Col de  Canes, la noche no era muy fría y no se estaba muy incomodo. Aquí me di cuenta que no llevaba eran una porqueria, José y la mayoria de los participantes llevaban una luces que deslumbravan, que pasada de luces, eran luces de motos con una mini bateria, las mías, además de no alumbrar, tuve que echar tres pesadas baterías ya que la autonomía de cada bateria era de dos horas, en fin, este fallo lo solucionaremos en la próxima.
Las subida la hice con alegría, José me invitó a que subiera a mi ritmo, que él se quedaba con a Josep que no iba muy fino. Agradecido, cojo un ritmo cómodo hasta que alcanzo a Iker  y familia quedandome con ellos y seguir charlando de sus vivencias con la bici. Una vez coronado el Col d´Ares, me despido de la compañia que llevaba para pararme a esperar a mis compañeros de viaje, me senté en el arcen disfrutando del momento en que estaba.
La bajada, bastante asequible, no hacia frio y eso era un punto a su favor y conocerla otor para darme la tranquilidad a la hora de bajarla.
Sobre la 2:15 de la mañana entrabamos en Sant Esteve, donde en el control no nos faltan sus ya típicas chuches, jejeje…
Aquí nos entretuvimos poco rato, lo justo para cambiar la batería de la luz y para convencer a Josep para que no se quedara, que había que llegar juntos a Barcelona, y sólo nos quedaban 200 kilómetros.


C7: Sant Esteve d´en Bas - Folgueroles



Una vez más los tres del apocalipsis se ponen a cabalgar, jajaja, aquí miramos para arriba a ver si vemos la cumbre del col……, Que col, voy a ver con la noche cerrda que hay, jajaja. Intento recordar la subida, para saber aproximadamente cuanto me queda de subida, el GPS había muerto por falta de batería.
 Josep cada vez se encuentra peor, no se ha recuperado de su mal estar, que además se le ha complicado con un dolor de estomago, a ver si acabamos con la subida y se recupera un poco en la bajada.
La bajada, la hacemos metidos en un neblina que me costaba ver la carretera, lo que más miedo me daba era los coches  que venían de frente, que no  me vieran, pero confiaba en la luz  José que estaba por detrás mío y me alumbraba muchísimo, al ir pegado a mi rueda me ayudaba a caojer la mejor trazada en las curvas.
Poco rato estuvimos llaneando cuando llegamos al siguiente control, aquí tengo mi mochila, como eras las 6 de la mañana, deje las pilas que pesaban un montón, continuand con la chaqueta de invierno, que la mañana era fresquita.
Aquí nos informan que nos queda un último escollo, el col de la Pollosa, ni idea, en fin habrá que subirlo por qué darnos la vuelta, estaba descartado.

C8: Fogueroles - Calders


Despues de hacer un receso de unos 15 minutos nos ponemos en marcha a las 6:20 pensando que col de la Pollosa no fuera muy duro que la cosa no estaba para muchos trotes.
En la subida cogí un ritmo cómodo que no me lo hizo pasarlo mal, cuando llegué al punto mas alto de la subida pare a eperar al equipo, momento que aproveché para quitarme la chaqueta, y ponerme un poco mas fresco.
 José, magnifica compañía, gracias, fue fantástico el conocerte y disfrutar de tu compañia tantas horas.

Desde aquí hasta control pongo un ritmo que ambos Joseps pueden aguantar sin problemas, llegando al siguiente control sobre las 08:30.

C9: Calders - Barcelona 
 
En este control paramos el tiempo, suficiente para sellar y hacer un doble Pi.
Está zona que estabamos recorriendo ahora se me hizo muy amena, la he recorrido varia veces con la grupeta y la conocía bastante bien,  .
Entramos en Collserola por la parte de Cerdayola, hasta el mirador de Barcelona donde hace una breve bajada para entrar en el velódromo, damos una vuelta de honor para dar por finalizada esta aventura de 30 horas.

 El Gran José haciendo la vuelta de honor en el velódromo.

El protocolo de la firma de la llegada.

La hoja de ruta que con sus sellitos.

Los tres fenómenos.
El regalito.
El recorrido lo hice en 30:08 horas, me quedé con buen sabor de boca y con ganas de volverla a repetir en su próxima edición.
Tengo que corregir algunos fallos, llevar luces en condiciones, no llevar tanto peso encima, la bolsa del maillar sobra, y solucionar el problema de la autononioa del gps.
Es una ruta que recomiendo, espero que esta cronica sea un poco legible  y de ayuda.
Agradecimientos a toda esa gente anonima que puso su granito de arena, gracias a ellos esta marcha se puede calificar como magnifica, un diez para todos ellos. Gracias.

lunes, 21 de mayo de 2012

Falta de compañerismo?



Hay cosas en la vida, que  no entiendo, no entiendo como hay gente, que  con el trabajo de otro alardea de su mejor momento, cuando simplemente ha estado chupando (sea de lo que sea), como una vulgar sanguijuela del esfuerzo de algún que ha estado trabajando como un cabrón, para él poderse colgarse una medalla que no se merece.
Y no digo nada cuando encima sacan pecho de su alarde, sin leer la letra pequeña de cómo lo han conseguido “sin ayuda de nadie”.
 Seguramente, se  ha aprovechado de una persona, que en todo momento ha obrado de buena voluntad ofreciéndole  una mano para que continuara a su lado sin conocerlo de nada. 
Algún día me preguntaré,-. ¿A qué viene esto Antonio?; Pues esto viene por una crónica que leí ayer en por estos mundos de internet, y que me ha molestado un poco… en mi crónica de 300 de Tárrega no hice referencia que desde la Pobla de Segur hasta Alfarrás, junto con Iker, también me acompañaba un ciclista de la peña S.A., desgraciadamente este compañero de viaje, no me aportó nada, por ese motivo, lo obvié en mi diario de a bordo, ni para bien, ni para mal, no quise hacer ningún comentario de él.
Mira por donde, ayer leo una crónica y concretamente este parrafo, LEO


*- Segello a la benzinera de La Pobla de Segur. Compro 1 l d'aquàrius. Només sortir,2 que també ja baixen, l'Antonio Infante i l'Iker Hernández...
 M'en vaig amb ells. Van depressa. Els dono algún relleu però els dic que no vaig sobrat. De quant en quant em quedo una mica... com si no pugués.
 I apretant un poc,els agafo de seguida. Que penséssin que estava fluix!


Qué bonito, no nos pillabas!!, cuando nos íbamos le comentaba a Iker,  - el compañero se queda, levanta el pie para que enganche; cuando hacías un relevo (hiciste dos), bajabas la velocidad lo suficiente para que tu relevo no durara ni un minuto. Y sí, nos engañaste, pensábamos que ibas justo, por eso bajamos el ritmo en la subida para que no te quedaras.
 Pero en zona de toboganes, mientras nosotros dos luchábamos contra aire que nos venia en contra, y tú te escondías en nuestras espaldas nos dimos cuenta (individualmente) de que no ibas justo, que estabas abusando de nuestra buena fe, motivo por el decimos  parar; parar para que dejaras de tomarnos el pelo.
Creo que en tu crónica no tendría que haber dejado en el tintero el detalle que estuviste chupando rueda durante más 88 kilómetros.
En fin, si estas palabras pasan por la retina del aludido, espero que no se molestes, yo seguiré dejándolo en el anonimato. Esto es un deporte muy bonito, de mucho esfuerzo para engañar, mentir o reírte de un compañero.
Deberíamos ser más respetuoso con los que nos rodean y no dedicarnos a señalar con el dedo.

domingo, 22 de abril de 2012

Brevet 300 Tarrega 2012

Es de locos, pero a las 3:50 horas de las mañana suena el despertador, me levanto y la decisión está tomada, voy que ir a la brevet, la pájara del domingo pasado fue una cagada del momento y no que estoy para el arrastre.
Mientras voy dirección a Tárrega, me voy preguntando por que me tengo que meter en estos saraos, por que no me dedico a jugar al padel que ahora se encuentra de moda. Pues no, me tengo que dedicar a la puta bicicleta, levantarme a las 4 de la mañana, subirme a ese artilugio llamado bicicleta, y tirarme 12 ó mas más horas pedaleando...en fin, cada uno elije como tiene que ser su vida y la vive como quiere.
A las 6 y después de los saludos (en este mundo de las brevets parece que se conocen todos), nos ponemos en marcha, y no creáis que está señor alcalde o un teniente alcalde de la poblacion levantandose a las 5 de la mañana para hacer un protocolo de cortar una cinta que dá la salida a unos chaláós que van hacer 300 kilómetros....noo! kaka!!. La salida se da así: 
- estamos todos preparados!!, pues venga vamos!, suerte y buen viaje, ¿buen viaje?, claro, con tantas horas, si tardo menos en cruzar España.
Pues venga, a un buen ritmo salimos de Tarrega hacia Artesa de Segre donde se encutra el primer control del día. Intento meterme en medio del grupo, aunque siempre acabo por encontrarme en a zona mas adelantada. 
Lo bueno de salir de noche es que en los primeros kilómetros no sabes si subes o bajas, jejeje, miras el pulsometro y marca 155pp., significaba que estás subiendo, si miras y ves que vas a 110, eso significaba que estás en una bajada, esa es la única manera que tenia para saber lo que estaba haciendo a esas horas de la noche encima de la bici, ya que no se veía tres en un burro, o mejor, cuatro chalaos en bici.
A las 7:10 de la mañana llegamos a la entrada del pueble donde sellamos en la gasolinera que se encuentra a la entrada de Artesa de Segre, volviendo a coger la carretera en direccion al puerto de, Comiols.
La subida la inicio con una grupeta a buen ritmo, hasta la falta de 6 kilómetros para coronar, donde la subida se endurece quedandonos 5 en cabeza..., bueno, dos, dos,  y yo, que subí a mi ritmo ya que se había tensado demasiado la cuerda. La bajada, un frio que pelaba,  tiritanto y observo el manto de nieve que tenian las montañas de enfrente, esperando que la ruta no fuera en esa dirección, por que, la emos cagao con la vestimenta.
La bajada nos hace llegar a la poblacion de Trem donde en la primera rotonda se gira a la izquierda donde la carretera nos lleva a la Pobla de Segur, ahí sellamos en bar que está a la entrada del pueblo. Me como un plátano que llevo encima reiniciando la marcha junto con Iker, un chavalote de Barna con el cual acabaria la marcha con él.
Para continuar ruta tenemos que hacer un giro de 180º y volver hacia Tremp, para luego coger la carretera dirección Camarasa, donde subiremos por un puerto que nos ofrece una vistas preciosas del pantano de Camarasa.
Coronado el puerto de Fontllonga iniciamos la bajada que nos lleva a hasta Balaguer, aquí es donde me doy cuenta que he perdido la hoja del rutometro, mira que alegría, ahora dependo de la asociación que había hecho con Iker en La Pobla, un chaval de los mas sano, un saludo desde aquí Iker, espero verte en la BPB.
Una vez pasado Balaguer decimos que en el próximo control en la población de Alfarrás, comeremos. Aquí es donde se inicia una de mis crisis, la carretera se convertían en butifarras impresionantes, llena de tubuganes, y yo cada vez notaba mas, que tenia hambre, tenia ganas de parar y comerme lo que fuera. Finalmente no pude mas y tube que atacar a una barrita que llevaba encima. Entre la barrita y el agua conseguí llegar a Alfarrás.
. En Alfarrás, paramos los dos a comernos un bocata de lomo con queso y una coca-cola, el café lo dejaremos para otro día, en total estuvimos parado 20 minutos, marcando la 13:30 cuando reiniciamos la salida hacia nuestro nuevo objetivo que era Alcarrás.
MEEECCC, tal como salimos del pueblo, Iker pincha, teniendo que hacer una parada técnica para cambiar la rueda, nada, visto y no visto canviada en un plis-plas.
En esta parte, con las butifarras de carretera que no veías el final, el  de viento de frente que apenas avanzada y los dos solos, haciéndonos mutuamente como una especie de relevos, se nos hizo bastante pestoso, vamos que era para bajarse de la bici y liarte a pegarle patadas, que horror, momentos malos que  redondeé pinchando justo en la entrada al circuito de Alcarrás, que bonito, la semana que viene estaré en Jerez viendo el GP de España...yujuuuu, estoy flipando, despierta, que te quedan mas de 75 km...

 En en la gasolinera que se encuentra a la salida de Alcarras sellamos, y mientras mirámos el rutometro que lleva Iker, nos tomamos un refrigerio en forma de coca-cola. Bueno, ya se empieza a ver el fondo de la botella, lo único complicado que nos queda era cruzar Lleida, pero Iker me indica que el se conoce la zona y sabe mas o menos por donde tenemos que ir.

Con el  guia de Iker, cruzar Lleida fué pan comido, y a partir de aquí hasta Tárrega la carretera es muy favorable, aunque la carretera se encuentra en muy mal estado y tenemos que ir con cuidado de no pinchar.
A las 18:05 entramos en el pabellón de donde habíamos salido 12 horas antes. Éramos los terceros en llegar, creo que no esta mal. 
Ahora a mentalizarme para la BPB, a ver si consigo ponerme en forma.
 
Con mi compañero de ruta a la llegada del pabellón.

domingo, 15 de abril de 2012

Rutes del Montseny 2012


Después de una puesta a punto de las máquinas, ahí estamos todo eufóricos a las 8 de mañana dispuestos en la parrilla de salida junto con Josep y Jordi a la espera del pistoletazo de salida que fue puntual. Detrás del coche de la organizadion iniciamos la marcha girando a la izquierda la avda principal de Granollers, donde veo a un colega, Roque, con el me inicié a esto de la bici cuando tendría unos 14 años, dejándola a los tres años por de varias caídas que tuve, la última y hasta ese momento la definitiva, fue cuando una moto me arrolló. En ese momento colgué la bici hasta hace 9 años que me volvió a picar el gusanillo e hice que fuera mi momento de desahogo.
Después de este prologo que no viene a cuento sigo, pues eso, me dedico a hablar con Roque hasta mitad del puerto donde después de haberme cebado, le digo que le voy a dejar ya que el ritmo que lleva es un pelín alto, jejeje.
En fin, me voy dejando caer para que me pillara Jordi que se había quedado un poco rezagado, pero no consiguió pillarme hasta Llinars donde me cole en el tren que estaba metido hasta Sant Celoni, donde se inica la subida al turó por la parte de los Camping ahí me acoplé al ritmo de Jordi para hacer la subida juntos.
Cuando estamos coronando, veo como un ciclista está cogiendo agua de una fuente, y es donde me doy duenta que la he cagado….siiiii, llevaba los dos bidones llenos, no había tocado el agua…
Después de desayunar  iniciamos la bajada y es cuando empieza mi Ruta del Montseny particular, o mi penitencia, iniciamos la subida al Coll de Revell, no podía ni pestañear, entre que me empezaban a pesar las pestañas y los calambres en las piernas la mañana se empezaba a complicar un poquito, pero….nada me haría bajar de la bici, la cabeza de momento estaba entera.
Si el puerto anterior fue penoso, que puedo decir del CollFormic, jajajaja, es que ¡no podía ni soltar el manillar para coger la cámara y hacer fotos!, pero mal, mal porvenir tenia el nene, al final amablemente y viendo mi estado de penosidad Jordi me ofreció un gel que mas tarde me daría alas pero de momento tenía que seguir tirando como podía, jajajaja….
Una vez coronado y devorar todo lo que caía en mis manos, iniciamos unas de las bajadas que mas manía tengo, es que siempre paso mucho frio cuando hago esta bajada. Frío era poco, tiritaba, por no decir que los calambres que me estaban dando en los quádriceps y gemelos me  estaban acribillando, como me dolían las piernas. Pero ahí está la superación o la locura que tiene cada uno en su cabeza transmitiéndosela a las piernas, una vez pasado Sant Celoni me pongo a tirar del grupo a una media de 35 – 40 kilómetros por hora hasta meta (imagino que con ayuda de nuestro amigo viento a favor).
Al final tarde 40 minutos más que el año pasado y con muchas dudas de si estaba preparado para hacer la brevet de 300 que tenía prevista para el próximo fin de semana en Tarrega.